La siesta

En definitiva
dormir la siesta
es hundir el mundo en el olvido momentaneo.
Satisface.
Se agradece.
Morir sin saberse muerto
es fundamental
para no llorar por los vivos.
Y en ese instante mi madre
se apoyaba en el quicio
de la ventana huerfana
y lloraba por todos sus parientes abandonados.
La siesta, como siempre,
nos liberaba
del definitivo adiós a los olvidados.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La siesta

  1. felizahora dijo:

    La siesta es… cojonuda

    Y yo hablo de la siesta-siesta, no de esas mariconadillas de 20 minutejos, sino de las de estilo “Cela” con pijama y orinal incluidos

  2. Ynarud dijo:

    Hay verdaderos momentos en que he deseado
    …dormir la siesta
    y hundir el mundo en el olvido momentaneo. Satisface. Se agradece.

    Esta “Siesta” suya, es exquisitamente voraz.

    un saludo 😉

Los comentarios están cerrados.